Music Lyrics






Google
blog de oniric: Mañanita mañanera de una habitante de Madrid

blog de oniric

miércoles, octubre 06, 2004

Mañanita mañanera de una habitante de Madrid

Hoy tocaba reunión de trabajo a primera hora en pleno centro de la ciudad.
Para empezar, debido al estrés habitual que nos corroe a todos los capitalinos, me he despertado a las seis de la mañana, antes de que sonase el despertador, y no precisamente descansada. Como ya no valía la pena darse media vuelta para dormir media hora más, me he levantado decidida a aprovechar el tiempo extra.
Así que me he preparado un cafecito sabrosón y mientras esperaba a que estuviese listo he puesto un lavavajillas, aprovechando que los vecinos de abajo son mayores y bastante sordos y no hay riesgo de que se despierten con el estruendo. Todo ha ido relativamente bien hasta que, justo antes de salir he descubierto que el electrodoméstico había decidido desaguar directamente en el piso.
Sobre las ocho iba saliendo de casa, con tiempo aún, pero con los nervios y el cansancio ya definitivamente instalados, a pesar de que con los años he ido adquiriendo más paciencia que un maestro zen, que a los budistas ésos querría verlos yo meditando en mi ciudad, que se iban a enterar de lo que es la vida, que aquí te sientas en el suelo de tu habitación, cierras los ojos y rebotas a causa del ruido incesante que proviene de todas partes y de la ansiedad de la supervivencia diaria en la jungla de asfalto e intentas respirar profundamente y con los pulmones hechos migas de tragar pura mierda todos los días, te quedas en un jadeo lastimoso y sucio.
He enfilado mi calle en coche, en sentido contrario al de todos los días. Sólo he tardado unos veinte minutos en recorrer cien metros y todo esto, señores, sin perder la sonrisa. Ante lo que me quedaba aún por navegar, he decidido dar la vuelta e ir por el camino más largo pero seguramente más despejado, previa llamada avisando de que seguro iba a llegar tarde a la reunión.
El trayecto por Madrid ha sido, como siempre lento, lentísimo, lleno de tropiezos y obstáculos; pero la cosa no iba del todo mal; tres cuartos de hora después ya parecía que llegaba a mi destino, cuando, en una calle estrechísima me encuentro una fila de coches parados y la gente ya saliendo y poniéndose a mirar. He hecho lo propio, me he bajado del coche, y he descubierto que un camión estaba descargando su mercancía con alegre indiferencia por el destino de los demás.
¿Qué si he perdido la calma, yo?¡Para nada!Ya he dicho que los yoguis de la India deberían venir a aprender de mí. Eso sí, durante el trayecto me he sentido atrapada en una maraña, sin posibilidad de llegar a ningún sitio: ni a donde quería ir, ni a mi lugar habitual de trabajo, ni siquiera a mi casa; a cientos de minutos, ya que no de kilómetros, de todo.
¡Si hasta he conseguido aparcar!; y al salir me esperaba una agradable sorpresa, por que las zonas centrales de Madrid, que raramente puedo visitar, Chueca, Lavapiés, Malasaña, tienen su encanto y he disfrutado de él y he sido transportada a mis dieciocho años cuando paseaba por las callejuelas del Barrio Gótico de Barcelona.
Ahora son la una del mediodía, ya ha acabado la reunión, he recogido la multa de aparcamiento, he dado gracias por que no se había llevado el coche la grúa, he tomado un café caliente y estoy sentada pero ¿por qué me sentiré totalmente agotada?.



3 Comments:

  • At 4:44 p. m., Blogger Hari Seldon said…

    Con lo bien que se va en taxi. Si es que .... :-D

     
  • At 5:50 p. m., Blogger Maria of Terra said…

    Totalmente identificada contigo...Cada vez es más dificil moverse por madrid. Y no digamos ahora con las obras!!!! :)

     
  • At 2:31 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Otro ser más que se identifica contigo.

    Ya me gustaría a mí ver a cualquier superheroe en los atascos de hora punta en Madrid, o tratando de conseguir que le atiendan en algún comercio. ¡Ni yoguis ni Teresa de Calcuta, vamos! Sobrevivir en Madrid es dificil, llevar una vida relajada...¡toda una hazaña!

     

Publicar un comentario

<< Home